Nuestras habas han resistido el frío.

Después de las navidades hemos vuelto al taller. Han pasado muchos días sin cuidar el huerto y ha hecho mucho frío, por lo que se nos ha quemado nuestra cosecha de lechugas. Por suerte las habas han resistido. De todas formas, no nos desanimamos y volveremos a plantar cuando mejore el tiempo.